sábado, 17 de diciembre de 2011

¡Terrorismo nunca más!


Tras varios años de aquel 17 de diciembre de 1996, el recuerdo aún está latente en Francisco Tudela y Luis Giampietri, dos de los rehenes de los sanguinarios emerretistas. Ambos expresan su preocupación pues la pesadilla aún no termina, sobre todo para los valerosos miembros del comando “Chavín de Huántar”.
CARLOS NAVEA P.
Eran aproximadamente las 8 y 20 de la noche del martes 17 de diciembre de 1996, cuando una explosión retumbó entre los cerca de 800 invitados que iniciaban la celebración por el cumpleaños del emperador Akihito, en la residencia oficial del embajador de Japón en Perú Morihisa Aoki.
Desde este momento, y por 125 días, decenas de políticos, militares y empresarios estuvieron bajo las órdenes de Néstor Cerpa Cartolini y sus
13 acompañantes, miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) que pretendían negociar la liberación de sus “camaradas” a cambio de la vida de los rehenes.
Para el ex canciller Francisco Tudela van Breugel Douglas aún está viva la amarga incertidumbre de saber qué ocurrirá mañana, lo que es aún más doloroso para los militares que rescataron a los 72 rehenes de esta residencia diplomática ubicada en San Isidro.
El recuerdo
La noticia de la toma de la residencia del embajador japonés llegó durante una época de baja popularidad del presidente Alberto Fujimori, quien había recibido hasta entonces el crédito por restaurar la paz en el país, luego que la actividad terrorista había cesado durante su primer mandato presidencial.
Y es que en 1992 se logró tal vez el acto antiterrorista más importante y que nos ha permitido labrar un futuro prometedor del cual vemos hoy resultados: la captura del sanguinario líder senderista Abimael Guzmán.
“Los que asaltaron la embajada japonesa eran la totalidad de los cuadros operativos del MRTA que quedaban. Los emerretistas estaban casi totalmente desarticulados”, recuerda Tudela.
La historia es largamente conocida por todos, pero no está de más recoger el testimonio de uno de los que sufrió en carne propia este episodio terrorífico de la historia del Perú, pues a su entender aún existe el peligro de no reconocer a quienes realmente fueron los héroes para los peruanos, las Fuerzas Armadas.
Extrema izquierda
Según Tudela, durante la última década la clase política ha mostrado una falta de conciencia frente a los militares, pues es claro que existe una movilización para acusar a los uniformados de violaciones a los derechos humanos, lo que es una total falsedad.
“Se está fallando profundamente porque la propaganda de la extrema izquierda, sobre todo universitaria, ha sido responsabilizar a las Fuerzas Armadas por una verdadera guerra que fue iniciada por el terrorismo marxista en sus diferentes variantes y entonces lo que vemos ahora es que esos mismos sectores son los que están pretendiendo manejar la memoria colectiva y eso no puede permitirse”, enfatizó.
El ex titular de Torre Tagle dijo que “hay partidos políticos que odian a las FFAA, como los de extrema izquierda, y también hay partidos políticos que si están interesados en que estas sean fuertes y bien equipadas. Si hablamos del presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, indudablemente éste pretende sustituir a las FFAA con la milicia emerretista”, opinó.
¡NUNCA MÁS!
Tudela van Breugel Douglas, recordando el fragor de las bombas y disparos y siendo uno de los actores políticos que estuvo a punto de perder la ida en esta incursión subversiva, hizo un llamado a nuestras autoridades a que no permitan que un salvaje acto como este, o como el de la calle Tarata de Miraflores, se repita.
“El terrorismo tiene que ser erradicado a cualquier costo del Perú. Una nación no puede desarrollarse en manos de criminales, básicamente de psicópatas, porque eso eran los jefes terroristas (…). Esta gente no es idealista, esta gente son unos criminales y unos psicópatas”, dijo.
Pero eso no es todo, según el ex canciller los continuos ataques que las columnas de Sendero perpetran contra las fuerzas del orden en el Vrae y el Huallaga, y los fuertes conflictos sociales articulados por emerretista en el interior, “nos deja ver la recomposición de las estructuras de los movimientos terroristas”.
“FUE UNA GUERRA”
Luis Giampietri Rojas, quien se convirtió el hombre clave para conocer los movimientos de los subversivos, sobre todo el día del rescate (22 de abril de 1997), recuerda apenado que hasta hoy existen algunos de los valerosos comandos Chavín de Huántar que temen por su situación legal, pues varios ONG –en coordinación con malos jueces y fiscales– los culpan de supuestas violaciones a los derechos humanos de los terroristas, cuando lo que pasó en esa residencia diplomática fue una verdadera guerra.
“Puede y van a haber muertos y no por eso los miembros de las Fuerzas Armadas son criminales o gente que debe purgar cadena perpetua como pretenden muchas ONGs, que financian y mantienen los juicios contra los militares (…).El Estado debe protegernos y proteger a nuestras fuerzas del orden porque, de no ser así, vamos a perder la guerra en el escritorio, no en el campo de batalla”, dijo.
El dato
Tras 125 días de la toma de la residencia del embajador japonés, los comandos “Chavín de Huántar” ingresaron a esta sede diplomática y realizaron uno de los operativos militares más exitosos en todo el mundo.

Totalmente de acuerdo con el Dr. Tudela, ahora mas que nunca los peruanos tenemos que fortalecer al estado y sus instituciones tutelares, el accionar de nuestra sociedad tiene que estar dirigido por las autoridades legitimas, elegidas por el pueblo mediante procesos democraticos, basta ya del libertinaje que permite a estos sociopatas, como bien los define el Dr. Tudela, provocar azonadas con objetivos absurdos que debilitan al pais y demoran su necesario crecimiento economico, lo unico que permitira salir a la mayor parte de nuestros compatriotas de la pobreza. Tenemos que llegar a un objetivo, el estado es el maximo representante de la voluntad popular, su direccion es encargada en periodos fijos a un gobierno democraticamente elegido, cualquier opinion contraria expresada por grupos minoritarios tiene que ser canalizados sea mediante el Poder Judicial o en casos mas complejos, usar al Jurado Nacional de Elecciones para que implemente procesos plebiscitarios cuando la intermediacion del congreso deja dudas de objetividad en la decision. Esta ultima es la manera que una sociedad democratica toma decisiones. En cuanto a los sociopatas que alegan ser los "legitimos" representantes de la "sociedad civil", las leyes tienen que marcar un limite entre lo que es una manifestacion pacifica de un grupo poblacional y las manifestaciones primarias de SUBVERSION, ya sufrimos las consecuencias de la violencia de los iluminados mesianicos que creen poder resolver las necesidades de la poblacion mediante el uso de la violencia, basta ya del manoseo del poder judicial y de los supuestos adalides de los DDHH que agreden constantemente a nuestras autoridades y leyes.

Mucha desctrucción y sangre

Mucha desctrucción y sangre derramada dejó la locura de Guzmán Reynoso, Víctor Polay. La Policía los enfrentó desde la misión de paz que entre la comunidad está obligada a realizar, a un costo de sacrificios humanos, sociales (las familias quedaron en abandono). La policía capturó a Miguel Rincón, a Víctor Polay (dos veces por que se fugó del penal); y al camarada Abimael Guzmán Reynoso (c) "Alvaro", "Gonzalo" o la "4ta. Espada del Comunismo Internacional" filosa, vesánica.
En ese tiempo los políticos se escondían y sus casas (las que hoy adornan con luces de navidad) parecían búnkers. Hoy ellos y otros hablan mucho y cobran bueno, y hasta meten a la cárcel a militares y policías.
Mientras los gobiernos y sus cajeros (fingen ser Ministros de Economía y nosotros fingimos no darnos cuenta) despojan a los Policías Retirados (que fueron quienes enfrentaron el fenómeno terrorista) y ubican al final de la cola a la Policía Peruana en materia salarial, presupuestal, de equipamiento. Han logrado envilecer a una buena parte a niveles mexicanos (un oficial se tragó el soborno), pero hay mucha gente que produce.
Parecemos tener Constituciones Políticas distintas, en una se privilegia el soborno y los favores con progreso económico y blidaje político y legal, en otra se castiga el trabajo, la honradez y el patriotismo.
En la Constitución de personas como por ejemplo Caillaux (a quien no le alcanza el sueldo de ministro), otorongos, "bogas" (por que de abogados no tienen la dignidad), y funcionarios del BCR, MEF y empleados del Congreso, no se indica -como en la constitución de la gente común- el "Derecho a la Vida", sino el "DERECHO A LA GRAN VIDA", a la buena vida. FELIZ NAVIDAD PERUANOS DE CORAZON. GRACIAS EXPRESO.

Cuando estaban bajo amenaza

Cuando estaban bajo amenaza de muerte, los políticos prometieron cambiar. Una vez liberados, al poco tiempo volvieron a las andadas.

Los Artículos mas Leídos DURANTE LA SEMANA